DSC_1915

Pablo Herrera y Adrián Gavira y Liliana Fernández y Elsa Baquerizo estarán en las finales

La jornada de mañana nos ha dejado cuatro semifinales de leyenda, con cuatro parejas que han conseguido estar en las grandes finales de esta tarde.

La primera semifinal femenina enfrentaba a las grandes favoritas Liliana Fernández y Elsa Baquerizo con dos clásicas del Madison Beach demostración de que España ya es una potencia mundial. El partido comenzó como se esperaba, con Liliana Fernández y Elsa Baquerizo desplegando su juego más directo. Las número 1 crecían desde la defensa y no perdonaban en la red, con remates duros que no daban opción a Olga Matveeva. La jugadora de origen ruso se multiplicaba para sacar los balones, pero era imposible ante el diluvio que proponía Elsa Baquerizo en la red. Ése es el territorio donde normalmente se siente cómoda Nazaret Florián, pero en estas semis, la sevillana no encontró su sitio.

Principalmente porque Elsa Baquerizo sacó su libro de remates para no dejar una zona de la arena sin fusilar: pegados a la línea de fondo, dulces y suaves por encima del bloqueo de Nazaret o colocados a un lateral. El listado no tendría fin. En el fondo Liliana Fernández sacaba cada remate rival y no dejaba que ningún balón tocara su trozo de arena. Como una leona que defendía su territorio, la jugadora alicantina levantaba cada balón hasta el 21-9 en el primer set.

La segunda manga arrancó con el misma tónica del principio, con Liliana Fernández y Elsa Baquerizo dispuestas a terminar con el partido por la vía rápida. Pero enfrente, Olga Matveeva y Nazaret Florián se encontraban más cómodas, llegaban a más balones y se sentían con más confianza en la red. Todo esto nos llevó a un segundo set más igualado, con una mayor competitividad. Sólo los errores en el tramo final de Matveeva/Florián hicieron que el set cayera con comodidad de Lili y Elsa (21-15), que llegaban así a su sexta final del Campeonato de España.

La otra semifinal puso sobre la arena a Paula Soria y Ángela Lobato ante Ester Ribera y Amaranta Fernández. Las primeras son la gran promesa del voley playa español y las segundas, la gran revelación de la temporada en la arena. Amaranta Fernández ha cambiado esta temporada la pista por la arena y su adaptación no ha podido ser mejor. La pareja catalana ha ganado el Satélite CEV de Vaduz y se han hecho un nombre en el voley internacional. Por eso se esperaba un choque muy igualado. Y la semifinal no defraudó. Ninguna de las dos parejas conseguía despegarse en el marcador y un gran punto de Lobato/Soria era contestado por Ribera/Fernández en una pelea que no parecía tener final. Los remates duros de Ángela Lobato eran contestados a la perfección por las sutiles dejadas de Amaranta Fernández. Hasta que llegaron los puntos importantes y Ángela Lobato y Paula Soria mostraron que a pesar de su juventud tienen muchas tablas en la pista.

Con el 18-18 lograron una gran defensa y una ventaja de dos puntos que iba a ser definitiva para sumar el primer set. La joven pareja logró anotarse la primera manga con un buen remate de Paula Soria ante el intento de bloqueo de Amaranta Fernández (21-19). Pero Ester Ribera y Amaranta Fernández ya se han compenetrado lo suficientemente bien como para no venirse abajo por perder el primer set. Las catalanas siguieron con su juego sin inmutarse. Y eso que el partido se les puso muy cuesta arriba con un 10-7 gracias a la inteligencia de Paula Soria, que leía a la perfección la defensa de Esther y Amaranta para colocar el balón siempre lejos de su alcance. La brecha se fue haciendo más grande hasta el 17-11. Amaranta y Ester empezaron a fallar cosas que normalmente terminan en punto mientras que Ángela y Paula se crecían y cada vez arriesgaban más con éxito. Y esos riesgos las llevaron directamente a la final, 21-12 en la segunda manga, para reeditar la final del 2013. Ángela y Paula contra Lili y Elsa.

En la semifinal, ‘Io’ de Amo y Nacho Batallán se enfrentaron a Pablo Herrera y Adrián Gavira en un verdadero partidazo no apto para personas con problemas de corazón. El encuentro tuvo de todo: bloqueos, remates imposibles, dejadas, saques directos recepciones imposibles, defensas increíbles, la esencia del voley playa en un choque de más de una hora. Los grandes dominadores del Madison Beach Volley Tour ante la pareja número 1 de España por un puesto en la gran final masculina.

En el primer set la igualdad fue tal que nadie podía preveer para que lado se iba a desnivelar. La defensa de Io de Amo desde el fondo de la pista dificultaba los ataques de Adrián Gavira, que no podían desarrollar con comodidad su juego habitual. Porque Nacho Batallán parecía haber crecido diez centímetros para hacer frente a la envergadura de Adrián Gavira. El jugador gaditano domina la red sin contestación gracias a sus infinitos brazos, pero en la primera manga, Batallán se las apañó para anular su devastador efecto. Los puntos iban cayendo y Pablo y Adrián tuvieron dos puntos de set, pero Io de Amo no estaba dispuesto a llegar hasta ahí para dejar escapar la primera manga. Se estiró hasta el infinito para salvar lo que parecía bola de set, levantar cada punto y sumar el primer set ante el delirio de la grada. Por algo Batallán y De Amo eran la pareja local.

El segundo set fue una historia totalmente diferente. Pablo y Adrián apretaron en la red y en el fondo para complicar los ataques de Nacho e Io, que empezaban a acusar el desgaste físico realizado durante los primeros puntos. Los número 1 desplegaron por fin su juego más agresivo con los remates incontestables de Pablo Herrera para llevarse la segunda manga con facilidad. Y así empezó el tercer set, con Gavira y Herrera ya totalmente metidos en el partido demostrando por qué son una de las parejas más temidas del World Tour. Nacho Batallán e Io de Amo estaban físicamente tocados, pero aguantaron en el tercer set a base de garra. Apretaron los dientes y se levantaron cada vez de la arena para poner el 10-7 en el marcador. Pero el cansancio les pasó factura y sus ajustados remates empezaron a salir fuera por centímetros, justo lo que les separó de dar la gran sorpresa del Campeonato de España. Pero los número uno fueron mejores y sumaron el tie-break (15-11) y sellaron su pase a la gran final masculina.

Tras el encuentro, Madison quiso homenajear a Pablo Herrera, ya que se cumplían 10 años de su medalla en los Juegos Olímpicos de Atenas en el 2004. Por eso, Daniel Redondo, director general de Madison, le hizo entrega de una camiseta del circuito nacional con una dedicatoria firmada por todos los que componen el equipo de trabajo del Madison Beach Volley Tour. ¡Enhorabuena por tus éxitos Pablo!

La otra semi masculina enfrentó a Fran Tomás y César Menéndez, una pareja con un gran futuro por delante, y Fran Marco y Christian García, los actuales campeones de España, que defendían título en Fuengirola. Los cuatro jugadores forman parte de la inagotable cantera del voley playa español que tantos éxitos promete para el futuro. Fran Marco y Christian García forman parte del presente de este deporte, como demuestra su victoria el año pasado en este mismo escenario.

Todavía hay diferencias entre una y otra pareja y, además, César Menéndez estaba tocado de su rodilla y tuvo que hacer un gran esfuerzo para terminar el partido en condiciones. El primer set arrancó con una gran igualdad en la pista. Ambos equipos pueden presumir de tener un juego físico inigualable y los golpes secos fueron la tónica habitual en este comienzo de choque. Ninguna de las dos parejas conseguía una ventaja clara en el marcador hasta el 18-18, ese momento clave donde se deciden los sets. Cristian y Fran Marco se mostraron más sólidos, con menos nervios que César y Fran Tomás, con menos tablas en este tipo de situaciones. Tres puntos seguidos de los actuales campeones les llevaron a conseguir el primer set y dar un golpe de autoridad sobre la mesa. (18-21).

Este resultado hizo daño a Fran Tomás y César Menéndez, que acusaron mucho haber perdido la primera manga en el comienzo de la segunda. En ésta, Christian y Fran Marco empezaron mucho mejor y se aprovecharon del bajón psicológico de sus rivales, que peleaban por volver a meterse en el encuentro. Pero los Campeones de España no iban a darles esa oportunidad. Los dos se engrandecieron hasta límites insospechados para marcar la diferencia y ganar su plaza para la gran final tras adjudicarse el segundo set por 16-21.

Acerca del autor: Lia Lorenzo