cheer ok

Danza y espectáculo se unen en la arena del Beach Volley Tour

Son una de las piezas claves del Madison Beach Volley Tour. Sin ellas nada sería lo mismo. Animan al público en cada torneo a través de una puesta en escena sublime con la que consiguen deleitar a aficionados. Sus bailes, acrobacias y sonrisas permanentes no dejan indiferente a nadie. “Saltamos todo el tiempo para evitar quemarnos los pies”. Detrás de esta exhibición se esconden muchas horas de trabajo y disciplina. El espectáculo con ellas está asegurado por eso, queremos conocer el trabajo de las cheerleaders del Madison Beach Volley Tour.

 

cheer ok

 

Y ellas forman parte de Personal Plus. El  equipo compuesto por las mejores cheerleaders del panorama nacional que nació hace veinte años gracias a la iniciativa de Nadia Sarudiansky. Nadia se encarga de supervisar cada uno de los bailes y entrenamientos de todas las chicas que forman parte de la compañía.

Ellas estarán como cada año presentes en el espectáculo del Madison Beach Volley Tour.“Tenemos muchas ganas de que llegue el circuito. El ambiente, la buena organización de Madison y la relación con los compañeros es espectacular”.

Yoryany Montaño, una de sus integrantes nos revela algunos de los secretos para dejar boquiabiertos a los aficionados de esta edición. “Tenemos preparado un espectáculo repleto de acrobacias y flexibilidad”. Repertorio no les falta porque ellas cuentan con todo tipo de coreografías y hasta tienen un plan B. “Hay que destacar que contamos también con un gran número de  improvisaciones  por si se lesiona un jugador”.

Una preparación para la que ensayan todo el año. Disciplina que pocos conocen pero con un resultado de lo más satisfactorio.“Durante el invierno entrenamos un día a la semana pero en verano nos preparamos casi todos los días porque el número de eventos incrementa”. Y no sólo se alimentan de coreografías variopintas también en su día a día es importante ser una asidua al gimnasio. “Acudimos todos los días al gimnasio porque la coreografía en la arena es extremadamente exigente y hay que estar preparadas”.

Porque cuando saltan a la arena el esfuerzo es tan alto como el de un jugador de vóley playa. “En cada partido bailamos cinco o más coreografías pero en otras competiciones como en los Juegos Europeos de Bakú bailamos hasta treinta coreografías distintas al día”. Una hazaña que sería imposible sin el don de la memoria coreográfica.

Ellas no sólo están presentes en el territorio nacional, también tienen el privilegio de viajar por todo el mundo en cada prueba World Tour. “Nos apasiona vivir esta experiencia gracias a la buena convivencia entre nosotras y el poder  viajar aprendiendo nuevos idiomas”.

Y además del Madison Beach Volley Tour, esta temporada muchas de ellas cumplirán un sueño. No es para menos porque sus coreografías estarán presentes en los próximos Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Y no sólo el vóley playa forma parte de sus vidas, también ponen el ritmo en las mejores canchas de baloncesto animando a equipos como el Real Madrid y Club Baloncesto Gran Canaria.

Para ser una perfecta cheerleader, no todo es una buena preparación física. Yoryany revela otros aspectos cruciales. Porque aquí, la imagen también juega un papel importante y para eso, además de mucho deporte y una alimentación sana, se trabaja cada detalle. “Nos cuidamos muchísimo el pelo, la piel y los dientes”.

La simpatía es otro punto necesario. “Para ser cheerleader tienes que ser simpática porque tu deber es incitar a la diversión”. Y es que el vóley playa es así. Un deporte que le ha ido enganchando poco a poco. “El Madison Beach Volley Tour atrapa. Me encantan los saltos que son capaces de dar los jugadores, lo dan todo por salvar un punto”.

Para si hay una cualidad que ellas destacan para conseguir impactar en el público por encima de todas es una. “Hay que tener muchas ganas porque todas tenemos que tirar del carro para que todo salga bien”. Y tanto que saldrá.

 

¡Os esperamos en el Madison Beach Volley Tour chicas!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

About the author: Inmaculada Rodriguez