Carmen Martínez

Carmen Martínez intentará ser profeta en su tierra

El vóley playa madrileño está de enhorabuena. Y no sólo porque Las Rozas será el punto de partida del Madison Beach Volley Tour, sino también por gozar de una excelente salud deportiva gracias a jugadoras como Carmen Martínez. La joven, vecina de Majadahonda, es una habitual del circuito y cuenta las horas para debutar en casa.

Carmen Martínez

Y por eso, Carmen Martínez se siente de lo más afortunada. “Lo estoy viviendo con mucha emoción porque siempre hace ilusión jugar en tu ciudad. Madrid es la capital y es el único sitio donde no hay playa lo que también hará diferente esta cita”. Carmen aprovecha para hacer un llamamiento para movilizar a  toda la afición madrileña especialmente tras su nombramiento como Ciudad Europea del Deporte.

Es consciente de que el factor campo ayuda.“Jugar en casa siempre es un plus, aunque el juego es más importante que el lugar donde compites, pero no puedo negar que es un sueño jugar ante el público que me conoce”.

Carmen también revela una de las ventajas para esta primera prueba del calendario. “La participación será espectacular porque Madrid es el centro de la península, y por tanto acudirán jugadores de todos los puntos del país. Esto va a hacer que el nivel de competición mejore”.

La jugadora madrileña que conoce a la perfección el vóley en la capital de España, destaca que en la localidad madrileña donde arranca el Madison Beach Volley Tour 2016, existe un antes y un después en lo que a la practica de este deporte se refiere. “En los últimos años ha crecido muchísimo la práctica en Las Rozas porque incluso en invierno encuentras a muchas personas jugando y eso antes era impensable”.

Y no sólo hace hincapié en los aficionados y amantes del vóley playa, también destaca la figura del entrenador. “Cada vez hay más personas que dan el paso para ser entrenadores. Antes sólo había dos o tres entrenadores de vóley playa y ahora son muchos los que han optado por esta especialidad, lo que ha hecho que el vóley playa se haya expandido por toda la comunidad de Madrid”.

¿Y quién dijo que Madrid no tiene playa? Al contrario de lo que se suele decir, este deporte es la excepción que confirma la regla. “En Madrid hay muchos pueblos con pistas de vóley playa pero las pistas de Las Rozas son especiales”. Y es que para ella, sus instalaciones son las más completas que ofrece la Comunidad de Madrid.

Carmen es toda una habitual del Madison Beach Volley Tour. Elogia la buena oportunidad que brinda el circuito a los amantes de este deporte. “Llevo en el Madison tres temporadas y siempre estaré agradecida de  la buena organización, de cómo se trata al jugador, del espectáculo que se monta y lo entregado que está el público”.Para ella el vóley playa en España se hace atractivo gracias a la ayuda de circuitos como el Madison Beach Volley Tour.

Si hablamos del circuito, la jugadora guarda además un recuerdo imborrable. “Me sentí totalmente realizada tras mi triunfo en los II Internacionales de Tarragona”. Una victoria que le supo a gloria tras muchas horas de entrenamiento y esfuerzo personal. “En Valencia quedamos segundas pero no nos fuimos con la sensación de haber perdido. Cuando sabes que has dado lo mejor de ti es cuando de verdad te sientes realizada”.

A sus 23 años, Carmen tiene un palmarés envidiable. Puede presumir de varios campeonatos de España, un segundo puesto en la categoría sub 19 y novena posición en el Mundial sub19. Desde que se iniciara con ocho años en el club de Majadahonda siempre ha ido de la mano de su entrenadora Olga Matveeva. “Destaco su fuerza de voluntad, su constancia y los objetivos que se marca cuando me entrena. Transmite amor por el vóley playa, lo que hace que las jugadoras nos quedemos atrapadas con ella”.

Una pasión y disciplina que nunca le falta a Carmen. “Al final es cuestión de entrenar y querer superarte cada vez más. No me quedo mirando lo que he conseguido sino lo que me queda por mejorar. Así es como realmente se mejora y se aspira a más”.

El vóley playa es cosa de dos. Y ella no puede estar más orgullosa de la dupla que forma con Lía Merteki.“Es una maldita maravilla.Nunca he disfrutado tanto jugando con alguien”.

Derrocha ambición para llegar lo más alto y por eso su mirada está puesta en las dos jugadoras que en este momento ocupan la cima del vóley playa en España.Ahora mismo quiero seguir entrenando y jugando todo lo que se nos ponga por delante hasta que el cuerpo y el dinero aguanten. El sueño de toda  jugadora de vóley playa es llegar a ser una  Liliana Fernández o Elsa Baquerizo”.

¿Y quién sabe? El que la sigue, la consigue. La ley de la constancia quedó grabada en su mente tras el consejo de uno de sus entrenadores: “Hazlo, y si tienes miedo, hazlo con miedo pero hazlo”.

 

 

 

 

 

 

About the author: Inmaculada Rodriguez