notIMG_4235

El carrusel de cambios de compañero prosigue en la Catedral del voley playa

Tras la disputa de las dos primeras pruebas del Madison Beach Volley Tour 2013, los equipos prosiguen con su particular carrusel de cambios en sus integrantes. Y es que los diferentes compromisos de los jugadores a lo largo de la temporada de verano les obliga a buscarse nuevos compañeros  para poder jugar en cada uno de los escenarios del circuito.

Cábalas y cambios estratégicos que les llevan en ocasiones a unirse de forma circunstancial con mejores o peores resultados deportivos. Una situación habitual en este deporte que depende de numerosos factores y en la que algunos jugadores son los reyes a la hora de aliarse formando las parejas más insospechadas.

En el cuadro masculino, Salva Pastor es el jugador que más veces ha cambiado de compañero en lo que va de circuito. Arrancó en Valladolid con el local Santi Aguilera dónde lograron el pase in extremis al ‘main draw’. Ya en Cambrils, Pastor jugó con el gallego Diego Mahía, noveno actualmente en el ránking nacional, donde cayeron en semifinales ante los campeones del torneo De Amo y Batallán. En Laredo, el alicantino aterrizará con el jugador de Unicaja Borja Ruiz como pareja.

En féminas, los cambios también son una constante y hasta el momento varias han sido las parejas que han tenido que modificarse para  poder participar en las distintas pruebas del Madison Beach Volley Tour. En Valladolid, Florián se inscribía con García como pareja y posteriormente hacía lo propio en Cambrils con Matveeva, su compañera habitual a lo largo de las tres últimas temporadas.

Por su parte, la lucense Ana María Vidal reaparecerá en el circuito en Laredo tras sus compromisos internacionales de la mano de Evangelia Merteki y la también gallega Nuria Bouza jugará en la Catedral del voley playa sin su inseparable Mary Álvarez del Burgo.

About the author: alba.perez