cesar menendez 2

Hoy entrenamos con…César Menéndez

 

César Menéndez es uno de los habituales del Madison Beach Volley Tour. Su mayor sueño, al igual que el de muchos de sus compañeros  es participar en los JJOO de Río  de Janeiro. Un deseo que podría hacerse realidad por medio de la Continental Cup. El asturiano y su compañero Fran Tomás, no tuvieron suerte en Cincinnati (USA) y se quedaron fuera de la competición. Ahora sólo piensa en la siguiente cita: la prueba Satellilte de Baden en Austria. El jugador, como siempre, no se perderá el próximo Madison Beach Volley Tour. “Curro” como así se le conoce, comparte con nosotros sus jornadas de entrenamiento ¡Nos ponemos en su piel!

cesar menendez 2

El jugador realiza un entrenamiento de lunes a sábado en playa, en concreto en el Centro Internacional de Vóley Playa de Lorca. Tan solo descansa un día, el domingo. Su dinámica es la siguiente:

Por la mañana ¡PLAYA! (de lunes a sábado): dedica dos horas de entrenamiento en la arena. No lo hace sólo, le acompaña su pareja de vóley Fran Tomás y su preparador físico. Dependiendo del día realiza diferentes ejercicios: recepción, bloqueo, defensa o bien opta por jugar partidos amistosos con otros equipos. El  pasado mes de marzo, ya lo hizo en Alicante  para medirse a la selección de Marruecos, a la que conoció en Lorca. Una forma de entrenar, y a la vez pasarlo bien. Otras veces, el entrenamiento pasa al lugar donde se encuentra compitiendo. La semana pasada fue el turno de Estados Unidos. César jugaba el martes, así que domingo y lunes se dedicó a entrenar jugando con un equipo polaco y otro austriaco. Otros dos días a la semana, César trabaja la resistencia. En ella no utiliza balón y practica situaciones de juego, series y repeticiones para conseguir resistencia aeróbica.

Por la tarde ¡GIMNASIO!: cuatro días a la semana dedica una hora y media al gimnasio. Una actividad que siempre realiza por la tarde. Dos días a la semana trabaja ejercicios de carga. Otros dos días opta por los preventivos junto a su preparador físico haciendo especial hincapié a las zonas que más sufren en el vóley playa para evitar lesiones. Para ello, utiliza gomas elásticas, cinturón ruso, el bosu con el que se consigue potenciar el trabajo cardiovascular con el músculo esquelético.

En toda esa rutina nunca falta el estiramiento, algo que siempre lleva a cabo después del entrenamiento. Lo hace durante veinte minutos ya que contribuye a evitar lesiones y calambres en un futuro  y porque con él, logra volver a la calma.

Un entrenamiento en el que procura evitar las horas de máximo calor durante los meses de verano. En invierno e incluso en primavera entrena a las 11:30 pero cuando el calor aprieta el entrenamiento cambia de hora, las 9 de la mañana.

César es consciente de los altos riesgos de la exposición al sol de la piel. Por eso, en cada sesión de entrenamiento no duda en aplicarse protección solar de 50. Lo hace cada dos horas, algo en lo que insiste que no debemos olvidar.

Y por supuesto no descuida la alimentación. César, intenta comer sano ya que para él, la playa produce un gran desgaste físico. Una dieta donde siempre tiene presente las verduras, proteínas y un buen desayuno saludable rico en frutas.

 

About the author: Inmaculada Rodriguez