DSC_4079

Marco-García, lobos con piel de cordero en los Países Bajos

Christian García y Fran Marco llegan al Mundial de los Países Bajos como los lobos con piel de cordero. Sin la presión de ser favoritos, la segunda mejor pareja española del momento puede convertirse en una de las revelaciones del torneo.

Marco-García es una pareja consolidada, llevan desde el 2011 compitiendo juntos, que ha conseguido importantes éxitos la temporada pasada. Más allá del subcampeonato de España 2014, la dupla dio el gran salto internacional con la plata que logró en el Open de Xiamen, prueba del World Tour. Unos antecedentes que les sitúan en una buena posición de salida.

Desde luego, el sorteo les ha sonreído. En un Mundial no hay rivales fáciles y las cuatro parejas encuadradas en el grupo K son de primerísimo nivel, pero la pareja Marco-García ha evitado a los grandes cocos del bombo.

Los españoles se tendrán que enfrentar a los brasileños Alvaro Filho-Vitor Felipe, a los americanos Gibb-Patterson y a los argentinos Azaad-Biznchi. Nadie dijo que fuera fácil pasar de ronda, pero Marco García tienen opciones reales de hacerlo.

La pareja Filho-Felipe ha vuelto a reunirse tras cuatro años probando suerte con otros compañeros. Por el momento solamente han disputado el circuito brasileño, de gran nivel, y habrá que esperar a que arranque el World Tour para saber hasta donde pueden llegar. Los que sí se conocen en profundidad son los americanos, que llevan dos años jugando juntos con buenos resultados.

Marco-García jugarán sin presión, en un grupo con buenas parejas pero en el que aspiran a todo. El Mundial llega en un buen momento para esta pareja que no ha dejado de crecer desde 2011. Los Países Bajos pueden marcar su definitiva consagración en la elite del vóley playa.

About the author: Lia Lorenzo