CUATRO HÁBITOS PARA ACELERAR EL METABOLISMO

Diseñado por Freepik

A todos nos gusta cuidarnos, pero no siempre sabemos exactamente cómo hacerlo. Son muchas las dietas, trucos y consejos que recibimos, pero no todos son buenos. Por eso, hemos hablado con una especialista en nutrición deportiva y le hemos pedido que nos de unos consejos básicos que nos ayuden a establecer las bases para una buena rutina.

NUNCA TE SALTES EL DESAYUNO

Sí, es posible que ya lo sepas, pero las prisas, el día a día… muchas veces nos llevan a saltarnos uno de los hábitos saludables más importantes para no ralentizar nuestro metabolismo.

Piensa que cuando nos levantamos el cuerpo lleva muchas horas en ayunas y un correcto desayuno le ayudará a no entrar en “modo reserva”, es decir, el cuerpo sabrá que no tiene que enfrentarse a una ausencia de alimento y no optimizará sus recursos para prepararse.

Además, ¡seguro que te has dado cuenta de que no te enfrentas con la misma energía al ía después de haber desayunado bien!

NO SIGAS SIEMPRE LA MISMA RUTINA

El cuerpo humano es muy inteligente y se habitua a todo, incluso a una rutina de ejercicios. Por eso, algo tan sencillo como alternar rutinas evitará que el cuerpo se “acomode”. Los entrenamientos HIIT son un buen ejemplo, que además ayudan a consumir energía incluso después de haber terminado el ejercicio, ya que se requiere de un tiempo extra para recuperarse del esfuerzo.

EL DESCANSO TAMBIÉN IMPORTA

Ya os hemos hablado de la importancia de no acostumbrar al cuerpo a la misma rutina. Pero, igual de importante que el ejercicio es el descanso. Es importante dar tiempo al cuerpo a recuperarse del esfuerzo, pero al dejar solo un día entre sesiones de ejercicio, el cuerpo se recuperará y volverá a acelerar el metabolismo con una nueva sesión de entrenamiento.

CENA ANTES DE IRTE A LA CAMA

Te lo explicábamos al hablar del desayuno, el cuerpo pasa muchas horas sin alimentarse durante la noche y es importante evitar que entre en “modo ahorro”, por eso es importante cenar algo antes de ir a dormir. No tiene que ser abundante, pero lo ideal es que tenga hidratos de bajo índice glucémico y proteína, para mantener los niveles de energía hasta el momento que te despiertes.

Consejos para practicar deporte en la playa

sports-768430_960_720La playa a menudo supone un gran motivo para ponerte hacer deporte, por el hecho de estar bien para el periodo veraniego o por lo que supone hacer deporte en la playa, con un gran entorno y unas vistas inmejorables.

Sea cual sea el deporte que te guste practicar (vóley playa, surf, fútbol, running, etc.) es conveniente que sigas una serie de consejos para hacerlo de forma adecuada.

– Evita practicar deporte en las horas de calor, pues además de que las radiaciones solares son más dañinas, será más incómodo realizar ejercicio físico. Lo más recomendable es practicar deporte a primera hora de la mañana o a final del día, cuando la temperatura y la incidencia del sol son mucho menores.

– Sustituye el deporte al aire libre por ejercicio “indoor” cuando haya olas de calor, puesto que puede ser peligroso para la salud y no disfrutarás del ejercicio.

– Protege tu piel: practicar deporte en la playa es también una forma de tomar el sol. Usa cremas solares resistentes al agua, por la sudoración, con factores no inferiores a 30 y protege tus ojos y tu cabeza.

– Utiliza ropa de algodón para facilitar la transpiración e intenta no dejar el torso descubierto para protegerlo del sol.

– Hidrátate: lleva contigo botellas de agua, bebidas isotónicas y frutas para reponer los líquidos y las sales minerales que se pierden con la sudoración al hacer deporte en la playa.

– A la hora de correr en la playa es muy importante hacer recorrido de ida y de vuelta puesto que en la ida cargaremos de más trabajo una pierna y este trabajo se compensa en la otra pierna a la vuelta. Destacar también la importancia de correr por la zona húmeda y con calzado fino.

Ten cuidado con el terreno en el que juegas al vóley playa

adios previasEl vóley playa es un deporte muy popular y practicado en las costas españolas sobre todo por la diversión y el entretenimiento que suponen y por estar jugando al aire libre. Una red, un balón y un grupo de amigos es suficiente para pasar un buen rato sobre la arena pero, ¿tenemos en cuenta la calidad del terreno sobre el que vamos a jugar?

Muchas personas pueden pensar que porque la arena sea blanda no supone un riesgo serio para nuestra salud si caemos sobre ella. Pero más allá de eso, hay que tener más ojo del habitual sobre el tipo de tierra y de superficie sobre la que vamos a estar jugando al vóley playa.

La primera de las recomendaciones al respecto que ofrece Mapfre es que nos aseguremos de que el terreno sea liso, que no tenga desnivel y que esté limpio. Parecen cosas bastante obvias, pero si las descuidamos podemos llegar a lamentar alguna lesión innecesaria. En relación con el desnivel del terreno, no es bueno que la pista en la que vamos a jugar esté inclinada, pues eso puede hacer que apoyemos mal el pie o alguna extremidad, nos desestabilicemos y provocar algún tipo de lesión como torceduras o esguinces.

El tipo y la calidad de la arena tambén son aspectos muy importantes a la hora de decidir el lugar donde vamos a jugar el partido. Si está limpio y libre de cualquier objeto que nos pueda dañar mucho mejor. Puede que algún material punzante o cortante se haya camuflado entre la arena y aquí no sólo son los pies los que pueden estar en peligro, sino también otras partes del cuerpo que, aunque estén cubiertas por un top o una camiseta, a veces no llegan a cubrir del todo la superficie deseada y alguna zona de nuestro cuerpo puede quedar al descubierto.

Así, y teniendo en cuenta estos sencillos consejos, podremos disfrutar del vóley playa con total tranquilidad y sin necesidad de tener que preocuparnos por otras cosas que nos estropeen el partido con nuestros amigos.