¿QUIERES RENDIR MÁS CUANDO JUEGAS AL VÓLEY PLAYA?

PLANTILLAS-BEACH-VOLLEY-WEB_blogde¿Os acordáis de mi anterior publicación? Nos centramos en hablar de una forma general acerca de la alimentación de forma saludable y cómo debemos tener presente cosas como nuestro estilo de vida, las características del deportista, la importancia de diseñar de forma personal una dieta en la que sus alimentos nos motiven y no nos generen esfuerzos muy grandes para así conseguir mantenerla en el tiempo, etc.

Pero, ¿Comer sano es comer poco?

Debemos comer de forma variada y en cantidades que completen todo el desgaste que producimos con los entrenamientos y nuestra rutina diaria, incorporando los siguientes nutrientes a nuestra alimentación:

Hidratos de Carbono

Se almacenan en el hígado y en los músculos en forma de glucógeno. Constituyen el principal combustible para el músculo durante la práctica de actividad física y son considerados la principal fuente de energía y la más rápida.

Lípidos o grasas

Debemos incluir las grasas en nuestra alimentación en pequeñas cantidades. Las utilizamos entre otras cosas, como fuente de energía durante los entrenamientos a baja intensidad. Son también esenciales para el metabolismo de las vitaminas. Las grasas saturadas (las encontramos en la mantequilla, carnes grasas, embutidos, etc) deberíamos mantener un consumo por debajo del 10% ya que son las encargadas de aumentar el colesterol en arterias.

Proteínas

Se encargan de construir y reponer el tejido muscular. Prácticamente todos los procesos biológicos dependen de la presencia o la actividad de este tipo de moléculas.

Todo esto esta muy bien, pero estaréis pensando: ¿y cuánta cantidad como de cada cosa? Una vez conocemos cuales son los tres macronutrientes que ingerimos en nuestra dieta, debemos saber la distribución en porcentaje que le tenemos que aportar a nuestro organismo de forma diaria:

Proteínas: 10-15 %
Lípidos: 30-35 %
Hidratos de Carbono: 55-65 %

Además de todos estos nutrientes, tenemos que incluir en nuestra alimentación sana:

Frutas, verduras y hortalizas

Comer al menos cinco piezas o porciones (o 400 g) de frutas y verduras al día para reducir el riesgo de desarrollar enfermedades no transmisibles, como por ejemplo: las enfermedades cardiovasculares.

Vitaminas

Son elementos importantes en la regulación del metabolismo de los nutrientes energéticos y estructurales. Muchas veces pensamos que como no suministran energía no son importantes, pero tenéis que saber que forman tejidos que promueven el correcto funcionamiento fisiológico del cuerpo y están relacionadas con el metabolismo hormonal. Las fuentes más ricas para obtenerlas son las verduras de hojas verdes.

Minerales

(Hierro, Calcio, Cinc, Potasio, Magnesio, Sodio, Cloro, Fósforo, Azufre, Magnesio, Manganeso, Selenio y Yodo)

Son sustancias con una importante función reguladora, que no pueden ser sintetizados por el organismo y deben ser aportados por la dieta. No aportan energía pero son indispensables para el funcionamiento celular, creación de huesos y producción de hormonas.

Hidratación

El agua juega un papel importantísimo en el rendimiento de un deportista. En nuestro caso, al jugar a voley playa, estamos expuestos en muchas ocasiones a altas temperaturas y la pérdida de líquido es aún mayor. Además, el agua ayuda a proteger las articulaciones y mantiene el correcto funcionamiento de los músculos, con un aporte correcto los riñones limpian mejor la sangre de sustancias de desecho y las eliminan con mayor facilidad, además de jugar un papel importante en la normalización de la presión arterial.

Sin embargo, hay otras sustancias que las incorporamos en la alimentación y que debemos tener control porque muchas veces vienen en altas concentraciones en alimentos y no somos consciente de ello:

Sal

La mayoría de la gente consume demasiado sodio a través de la sal y no consume suficiente potasio. Un consumo elevado de sal e insuficiente de potasio contribuye a la hipertensión arterial, que, a su vez, incrementa el riesgo de enfermedad coronaria (problemas en las arterias coronarias) y accidente cerebrovascular (flujo de sangre se detiene por una obstrucción y el cerebro no recibe nutrientes ni oxígeno).

Azúcar

Controlar el consumo de todos los azúcares que provienen de la industria alimentaria, el extra que añadimos a los alimentos y la ingesta de bebidas azucaradas disminuye el riesgo de padecer enfermedades crónicas como la diabetes tipo II o enfermedades coronarias.

¡Genial! ¡Ya sabemos algo más! Conocemos la importancia de cada uno de los nutrientes que debemos incorporar día a día pero seguramente estaréis pensando: ¿Cuánto debo comer en cada una de las comidas que haga al día?

A nivel personal, dependiendo del periodo en el que me encuentre de la temporada hago 4 o 5 comidas diarias en función de las necesidades energéticas que tenga, es decir, dependiendo de lo duro que estén siendo mis entrenamientos. Al aumentar las exigencias, añado una comida y las cantidades en cada una de ellas. El propio cuerpo me lo pide.

Para tener una idea genérica, a continuación detallo una standard de ingesta diaria que intento llevar a cabo durante la temporada:

Desayuno 20-25%
Comida 35-40%
Merienda 10-20%
Cena 15-25%

En periodos en los que aumentan los entrenamientos, añado un almuerzo entre el desayuno y la comida, de tal manera que disminuye la cantidad de la comida y se reparten los nutrientes con el almuerzo. No modifico mi desayuno, intentando que siempre me aporte gran cantidad de energía.

Una vez sabemos los porcentajes diarios que debemos llevar a cabo en la alimentación ya solo falta saber qué nutrientes consumo según los momentos del día:

Desayuno

– Según el momento del año, aporte extra de vitaminas y minerales
– Fibra regularmente
– Rico en Hidratos de Carbono
– Algo de proteína

Almuerzo

– Varias piezas de fruta
– Suplementación. Recuperadores

Comida

– Rico en hidratos de carbono
– Rico en vegetales y verdura

Media tarde

– Rica en Fibra
– Ocasionalmente algo de hidratos de carbono
– Suplementación. Recuperadores

Noche

– Rica en Proteínas, carne o pescado.
– Aporte de vegetales y verduras

Con toda esta información espero que puedas tener una idea general sobre alimentación, cómo y en qué proporciones debes distribuir los nutrientes para poder rendir de forma óptima y así conseguir tus objetivos deportivos.

Christian García,
Club Voley Playa Muchavista El Campello.

IMPORTANCIA DE LA ALIMENTACIÓN SALUDABLE

PLANTILLAS-BEACH-VOLLEY-WEB_blogdeTodos los inicios de año suelen ser fuentes de numerosos propósitos y con la alimentación no es diferente. Para llevar una alimentación sana en primer lugar, debemos de atender a qué es lo que comemos. Para ello, se recomienda leer la información nutricional de cada alimento ya que la gran mayoría están procesados y lo que a veces pensamos que es realmente sano, no lo es del todo.

Existen muchas discusiones a cerca de si debemos hacer 3, 4 o 5 comidas al día. Más allá de centrarnos en qué número es el correcto, debemos pensar en qué alimentos debemos comer y la calidad de éstos. La cantidad de ingestas diarias muchas veces viene condicionada por las características del deportista. Cada individuo dispone de ciertos factores que determinan el número de ingestas, el aumento en el volumen de entrenamiento, su situación hormonal para que exista una armonía entre lo que come y lo que gasta, etc.

Cuándo debemos comer también varía en función de la tarea que se vaya a desempeñar a posteriori y de los objetivos que se persigan. Por ejemplo: si vamos a realizar un entrenamiento de alta intensidad se recomienda comer mucho antes que si realizamos un entrenamiento a baja intensidad.

appetite-1239056_1920Otro de los caballos de batalla que ocurren en nuestra sociedad es que nos centramos mucho en la palabra dieta y en realizar “castigantes” restricciones calóricas en vez de pensar en el concepto VIDA SANA. En mi opinión, para adelgazar no es vital contar el número de comidas, sino combinar una alimentación saludable con el ejercicio físico. Debemos cubrir el gasto calórico basal, (relación entre la energía consumida y la energía que necesita el organismo humano) gasto calórico de entrenamiento y recuperación.

Personalmente, me gusta llevar el control tanto en la preparación física como en la alimentación. Pero no estoy constantemente controlando las calorías que consumo. No competimos en un deporte de combate en el que el peso es un factor limitante que determina la categoría en la que debo participar, o en un deporte en el que hay que llegar de un punto a otro en el menor tiempo posible, donde la preparación física y la alimentación juegan un papel clave.

En el voley playa es importante mantener un peso corporal adecuado, pero no es un factor decisivo para ganar o perder, ya que influyen más variables para conseguir los objetivos: tu compañero, el adversario, el viento, tu nivel de confianza, etc.

Si como jugador de voley playa vas a realizar una restricción calórica con una privación de determinados alimentos para bajar de peso y mantenerte en unos números deseados, debes diseñar bien las pautas a seguir y que las puedas continuar en el tiempo sin que dicha restricción te provoque un gran esfuerzo, sin estados de ánimo negativos ni ansiedad. De lo contrario te pasará como ocurre con la mayoría de las dietas que realizan las personas, que fracasan.

Seamos sinceros, comer da felicidad y cada persona necesita en determinados momentos algunas comidas que no son del todo recomendables. Tenemos que buscar el equilibrio para garantizar el éxito en el tiempo de nuestra alimentación saludable. Así conseguiremos crear adherencia (que te guste y motive lo que comes), debemos tener unos hábitos y horarios de comida que se adapten a nuestros gustos y ritmo de vida porque si no acabaremos rindiéndonos y retomando las malas costumbres.

En el siguiente post hablaremos sobre qué nutrientes debemos incorporar en nuestra alimentación saludable y las cantidades.

Christian García,
Club Voley Playa Muchavista El Campello.