Los consejos de Brouwer / Meeuwsen, medallistas olímpicos en Río

GetImageAlexander Brouwer y Robert Meeuwsen, jugadores profesionales de vóley playa procedentes de los Páises Bajos, llevan demostrando durante los últimos años su gran poderío e intelegente juego, el cual les llevó a convertirse en campeones del mundo en 2013 y medallistas de bronce en los Juegos Olímpicos disputados en Río de Janeiro el pasado verano, además de su larga colección de medallas FIVB World Tour.

Es por ello que Alexander y Robert han querido compartir algunos de sus consejos más divertidos para realizar un entrenamiento efectivo, correcto y astuto. Ahí van algunos de ellos:

  1. Preparar el cuerpo:

En sí el vóley playa es un entrenamiento de todo el cuerpo, de manera que el entrenamiento adecuado debe hacerse con un enfoque en las piernas, los brazos y la estabilidad del cuerpo. Practicar en la misma arena nos ayudará a acostumbrar nuestros pies al terreno. Aconsejamos ejercicios de piernas, como escaleras y carreras cortas, saltos y arrastres, para ayudar a aumentar la agilidad y velocidad

     2. Obtener el equipo adecuado:

Que es, básicamente, nada. Sombrero, gafas de sol y protector solar a prueba de sudor sin duda ayudará a disfrutar de un día soleado en la cancha (y no se arrepentirá un día después).

    3. No piense demasiado en los aspectos técnicos:

Pensar demasiado acerca de las técnicas y tácticas desde el principio acaba ralentizando su progresión. La técnica vendrá con el tiempo y el juego.

  4. La pelota es amiga:

Convierte a la bola en tu amiga. Llévela allá donde vaya y saque un rato para jugar con ella, lleve consigo a donde quiera que vaya y jugar un rato con él. Cuanto más juegue con ella fuera del juego, más fácil será acostumbrarse a él. Realiza juegos en espacios muy abiertos, prueba lo alto que puedes golpearla y recepcionarla, o trata de romper tu propio registro de cuántas veces se puede golpear la pelota sin dejarla caer, o rebotar contra una pared.

  5. Sea creativo con la pista de juego:

Cualquier sitio es bueno para jugar. Un río, la calle, césped…¡Tú pones las normas! Incluso sin red porque la simplicidad es la clave. Sólo tienes que marcar las líneas, y al red, en el caso de que haya (una simple línea en el suelo o incluso una línea de ropa es suficiente).

Clemens Doppler and Alexander Horst of Austria and Alexander Brouwer and Robert Meeuwsen of the Netherlands play at the famous Cap Walterskirchen prior the A1 Major Klagenfurt, part of the Swatch Beach Volleyball Major Series on July 29, 2016.

 

 

 

 

¿Por qué hay que usar protector solar en invierno?

152907_20160313-4-TOM_1561Aunque no lo parezca, en invierno necesitamos usar protección solar igual que en verano. Es cierto que en esta época del año estamos menos horas expuestos al sol, llevamos mas ropa, y los rayos no inciden de manera tan fuerte como en verano, pero las radiaciones UVB y UVA sigue estando presentes.

Los deportes de invierno tales como el esquí, el snowboard o el montañismo, implican un largo periodo temporal de exposición solar, por lo que debemos ser conscientes de las precauciones que debemos tomar para evitar, por ejemplo, el envejecimiento prematuro o enfermedades cancerígenas. De la misma forma, los deportes que se practican al aire libre como el fútbol, el cilcismo o el voley playa, entre otros, también deben de ir acompañados de la protección solar.

Una de las recomendaciones es comprar filtros solares que protejan frente a los UVA y los UVB. Además, estos productos deben contar con pantalla física, que son cremas con óxido de zinc, cuya función es difuminar los rayos ultravioletas en vez de absorberlos. Estas indicaciones han de extremarse cuando se practica deporte en la nieve o al sudar en exceso, mientras que la crema se debe aplicar cada dos o tres horas. Si no se hace deporte al aire libre, lo más aconsejable es usar una crema hidratante cutánea con filtro solar con Factor de Protección (FPS o EPF) mínimo de 30.

Además, en invierno tampoco hay que olvidar las gafas de sol, que ayudan a prevenir las cataratas y el cáncer de piel alrededor de los ojos, ni el uso de protector labial con FPS.

Recordad: la prevención es clave.

 

Propósito para el año nuevo: hacer deporte

deporte-ejercicioConcluida la Navidad y de nuevo con la rutina, llega el momento de trabajar por los propósitos para el nuevo año. Uno de los más comunes es la eterna promesa de comenzar a practicar deporte.. pero, ¿conoces los beneficios que te reportaría cumplirla?

El deporte mejora nuestra salud física y mental, ayuda a consolidar nuestra autoestima inculcando virtudes como la perseverancia, la resistencia al dolor, la constancia, fomenta valores como el compañerismo, la solidaridad y el respeto, contribuye a cultivar nuestras habilidades sociales.

¿Por dónde empezamos? Aquí tienes ocho consejos que te ayudarán:

1.- Empieza por una actividad básica, o por algún deporte que hayas practicado con anterioridad. Por ejemplo, si quieres aprender a jugar al pádel, el primer paso es ponerte en forma saliendo a correr. Ya sabemos que te mueres de ganas de pegar raquetazos, pero antes hay que tener buen tono muscular. Entre otras cosas, evitarás agujetas… y lesiones. Todos tenemos un amigo que fue a esquiar “por primera vez” y se rompió los ligamentos.

2.- Si nunca has hecho deporte, empieza con actividades que no impliquen una gran dificultad técnica: montar en bicicleta, nadar o correr, o con clases dirigidas en gimnasio. Olvídate de las modas o de los deportes que hacen tus amigos: Si eliges lo que te gusta o lo que siempre has deseado practicar te sentirás estimulado a continuar.

3.- Ve poco a poco. Lo frecuente es ir a tope el primer día. Error. Planifica bien. Ponte metas a tu alcance. Por ejemplo, nadar todos los días veinte minutos. Cuando comiences a notar los beneficios del ejercicio no solo continuarás sino que posiblemente le dediques más tiempo.

4.- ¿Solo o acompañado? Depende de tu carácter, del deporte que elijas y del tiempo que tengas disponible. Si dispones de poco tiempo, sal tú solo, por ejemplo, a montar en bicicleta. A veces es más eficaz comenzar la actividad con un amigo, pero no dependas de él. No vale la excusa de “si él no va, yo tampoco”.

5.- Aprovecha los días de invierno. Hacer deporte con bajas temperaturas implica que nuestro organismo aumenta la actividad metabólica, las células consumen más energía para convertirla en calor, y eso supone un un mayor gasto de calorías que nos viene muy bien para controlar el peso.

6.- No, no compres ropa nueva. Vale con la que tienes. El calzado sí es importante. No salgas a correr con zapatillas de fútbol-sala, no juegues al tenis con zapatillas de running. Aunque no lo creas, la gente lo hace, y terminan con los pies hechos polvo.

7.- Come menos, come mejor. De nada vale machacarte en un gimnasio si no cambias tu dieta.

8.- Se armónico, no descontroles.

Al comienzo puede ser duro introducir una rutina de actividad física a tu vida, pero a las pocas semanas te acostumbrarás, comenzarás a sentirte bien y lo disfrutarás. Te darás cuenta de que has cambiado tu estilo de vida.