El vóley playa y las gafas de sol

14141574_1100275806730759_5988654890746138461_nLa práctica de deportes al aire libre, especialmente los que se realizan en el agua, arena o nieve, supone una exposición excesiva al sol y, con ello, a la radiación ultravioleta.

Tanto la luz visible como la ultravioleta pueden ocasionar daño ocular, y éste puede ser minimizado con unas gafas de sol apropiadas. Las lesiones oculares secundarias a la práctica de este deporte pueden deberse a diferentes causas pero las más comúnmente asociadas son secundarias a la exposición a la radiación UV, si no se llevan los mecanismos de protección adecuados como lentes con filtros de absorción.

Las gafas de sol polarizadas -tanto en el vóley playa como en otros deportes ‘outdoor’- constituyen la mejor opción hoy en día para disfrutar de un partido con los amigos, de forma amateur. O para competir directamente en torneos profesionales.

Las gafas de sol para esta disciplina tienen que cumplir las siguientes características:

  • Tener una protección a los rayos ultravioleta que sea del 100%.
  • Ser lo más oscuras posibles, debido a la alta exposición a rangos de luminosidad elevados.
  • Polarizadas.
  • Que encajen bien y no se muevan al hacer saltos y tirarse por la arena.

Cuando los jugadores de vóley playa utilizan unas gafas de estas características, disfrutan especialmente, ya que se pueden concentrar mucho más en el juego.14088405_1100276460064027_1648823314720152587_n

Además, al practicarse este deporte en la arena, la cantidad de polvo y partículas de arenilla que pueden saltar a los ojos es elevada, así que las gafas de sol sirven también para proteger a los ojos para que la arena no entre en los mismos.

En definitiva, si en otros deportes el uso de las gafas de sol es recomendable, cuando se trata de vóley playa, la recomendación se convierte en una obligación. No se puede jugar al vóley playa de manera adecuada sin usar unas gafas de sol que permitan al jugador seguir bien la trayectoria del balón y que al mismo tiempo proteja sus ojos de la intensa luz, de los rayos ultravioletas y de la arena de la playa.

Consejos básicos para preparar bien la pretemporada de vóley playa

Rossi/Caminati vs Fran y Curro

Con la reanudación del calendario internacional de vóley playa y con muchos de nuestros jugadores preparándose para un año muy intenso, todos han estado realizando entrenamientos de pretemporada para afrontar los meses de competición lo mejor preparados posibles. Los entrenamientos, intensos y cargados de actividad física, sirven para coger tanto el tono físico como de nivel de juego y, en este sentido, es muy importante realizar una buena puesta a punto para evitar lesiones indeseadas durante la temporada.

De esta manera, el fisioterapeuta Juan Carlos Segovia cree que lo fundamental para realizar una buena pretemporada de vóley playa es realizar una preparación física. “Hay que trabajar la capacidad aeróbica para poder tener una resistencia de larga duración y que beneficie en el plano cardiovascular”. Este facultativo considera primordial trabajar la musculatura. “Es una de las cosas más importantes para mejorar la flexibilidad y que se puedan movilizar las articulaciones y también para la tonificación muscular para ejercer una cierta fuerza a la hora de estar practicando este deporte”. En este sentido, el médico añade que lo ideal es hacerlo con los dos brazos y que sea con grupos musculares complementarios. “Si se entrena la parte anterior del brazo no hay que dejar sin entrenar también la parte posterior”.

Con las ganas de volver a la competición y de alcanzar un buen nivel físico lo antes posible, es probable que algún jugador pueda hacer una carga de entrenamientos superior a la debida. Si esta situación se está produciendo, el Dr. Segovia recomienda parar. “Hay que rebajar la dosis, la intensidad, la duración y volver a la calma. Es importante que el preparador físico tenga un control monitorizado de todos los factores que entran en la preparación física de los deportistas”.

Las articulaciones son una de las partes del cuerpo que más pueden sufrir y que mejor hay que preparar para la competición. Por ello, Segovia comenta que “es importante ganar amplitud articular porque el terreno sobre el que se juega es muy irregular y también que los ligamentos tengan un recorrido muy largo sin que sufran”. El fisioterapeuta añade que la tonificación muscular “es buena para ayudar a las articulaciones” y también explica que en un deporte como el vóley playa, donde es común tirarse a la arena, es importante “saber caer porque si intentamos rectificar es cuando pueden llegar las lesiones”.

A nivel de nutrición y de alimentación, es recomendable comer de todo. “En especial fruta, verdura, evitar grasas nocivas y sí consumir las saludables como el aceite de oliva y, sobre todo, hidratarse mucho. El vóley playa es un deporte con muchos parones que permite beber líquidos y esto es muy importante”, según explica Juan Carlos Segovia. Otra de las precauciones que señala que los jugadores deben tener presente son las gafas para que no sufran una aprte del cuerpo tan delicada como los ojos. “Son necesarias para protegerse tanto del sol como de la arena”, concluye.