Erika Kliokmanaite: “Quedarnos a las puertas de ganar la Copa dolió mucho. Queremos la revancha en Melilla”

La finalista de la Copa de la Reina Iberdrola en Maspalomas, Erika Kliokmanaite, se muestra animada y entusiasmada tras haber jugado la primera final de la temporada. A pesar de no haberse coronado en tierras canarias, asegura que ella y su compañera, Nuria Bouza, no han tenido tiempo para “entrenar si se compara con muchas parejas que llevan preparándose todo el invierno o jugando torneos”. 

Llegado el día de la final Erika reconoce que estaba “bastante nerviosa” porque apenas tuvieron tiempo de prepararse, por eso a medida que fue avanzando el partido cambiaron de táctica y afirma que sigue “sin creer” que hayan perdido porque tenían todo “controlado”. Por eso “quedarse a las puertas de ganar la Copa” le dolió bastante. Con buenas sensaciones, no tira la toalla y tiene “muchas ganas de revancha en Melilla”.

La táctica para la final la tenían bastante clara y, aunque tuvieron que cambiarla y dio algunos frutos, no fue suficiente para poder superar a sus rivales. “En el primer set empezamos sacando a Daniela porque teníamos bastante claro que queríamos empezar con ella. Ella lo hizo muy bien y a mitad de primer set cambiamos a Tania y fuimos a mejor. Perdimos pero recuperamos muchos puntos”.

El segundo set lo ganaron y, aunque llevaban ventaja en el tercero, Erika reconoce que les “faltó un pasito” y es ahí donde se vieron las diferencias entre ellas y sus contrincantes. “Tania y Daniela ya tenían competición. Tania lo hizo muy bien al final del tercer set y acabó como acabó”.

A pesar de que solo entrena junto a Nuria “una o dos veces a la semana”, la lituana asegura que la complicidad con su pareja es total ya que necesita a alguien con esa personalidad “luchadora” que la anime y la empuje “de esa forma”. Aunque este es el tercer año que juegan juntas y todavía siguen “conociéndose”, recalca que “con una mirada” saben si están de buen o mal humor. Incluso alguna vez después de ganar o perder partidos pueden “tener algunos choques o malentendidos“ porque Erika no se expresa “bien en español”, como reconoce entre risas.

En cuanto a los objetivos que quiere conseguir junto a su pareja, la jugadora del Club Volei Praia Milenio Ourense lo tiene claro. Quiere “seguir mejorando” y jugar “todos los Madison y algún torneo de Francia”. Aun así asegura que este año han empezado “muy bien quedando segundas en la Copa” en comparación con años anteriores.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche sobre el botón Aceptar para cerrar este aviso.

ACEPTAR
Aviso de cookies