Pablo Herrera y Adrián Gavira, un trieno de reinado nacional

Cada vez que Pablo Herrera y Adrián Gavira pisan la arena de Fuengirola es sinónimo de victoria. Las pocas oportunidades que tienen de jugar en casa sumado a la oportunidad de poderse proclamar campeones nacionales les supone una motivación extra que terminan poniendo en práctica en la pista ante cualquier rival que se les presente.

En la edición de 2019 llegaban muy motivados y con las intenciones muy claras: revalidar por tercer año seguido el título que ya habían conseguido en 2017 y 2018 y firmar un trieno perfecto en tierras españolas. Aún así, sabían que no se podían confiar y que iban a tener que dar todo lo que tenían dentro para volver a subir a lo más alto del podio. “Asumimos el papel de favoritos, pero sabemos que va a costar”, aseguraba Adrián Gavira en la previa del torneo. “Hay equipos buenos en Fuengirola y será un torneo complicado”, comentaba también Pablo Herrera.

Conocedores de su papel de principales candidatos a alzarse con el trofeo, pero con los pies en la tierra y con la mente puesta en cada partido, la pareja número uno del ránking nacional se ponía manos a la obra en el primer partido del torneo ante Nathan Matos y Roberto Sanfélix. Pese a que estos últimos se esforzaron al máximo, la diferencia de nivel se hizo patente y Gavira y Herrera accedían a cuartos de final por la vía rápida al ganar 2-0 (21-14, 21-12).

En dicha ronda se medían a una pareja siempre complicada y que llegaba en un gran estado de forma: Javier y Vicente Monfort. A pesar de que los hermanos valencianos pusieron todo de su parte, otro 2-0 (21-15, 21-14) metía a Adrián y Pablo directamente en semifinales. En este encuentro, ya en la jornada matinal del domingo, volvían a enfrentarse a Nathan y Roberto, quienes habían superado todas las rondas del cuadro de repesca para llegar hasta las semifinales. De nuevo los cuatro jugadores se emplearon a fondo para lograr la plaza en juego en la final, pero la dupla Herrera/Gavira volvió a imponerse 2-0 (21-15, 21-15) y se presentaban en una nueva final del Campeonato de España.

El gran partido de la tarde, tras la final femenina, se presentaba con todos los alicientes posibles. Como rivales tenían enfrente a sus amigos y compañeros de muchos entrenamientos César Menéndez y Alejandro Huerta. La empresa no iba a ser nada fácil, pues el nivel de las dos parejas era altísimo y nadie podía asegurar ningún resultado claro. Aún así, de nuevo Pablo y Adrián volvieron a firmar dos sets idénticos y con un doble 21-17 (2-0) conseguían proclamarse de nuevo campeones de España en el Higuerón Resort Málaga, Curio Collection by Hilton.

“La final iba a ser bastante dura, Álex y ‘Curro’ son una pareja bastante buena, los conocemos bastante bien porque entrenamos con ellos así que estamos muy contentos de poder quedarnos con nuestro título”, señalaba Gavira tras ganar la final. “Entrenamos con ellos y vienen cada día pisando muy fuerte. Estamos contentos de poder entrenar con ellos para coger nivel y aprovechar las instalaciones que tenemos en Lorca que son maravillosas”, recalcaba Gavira tras vencer en Fuengirola.

Pese a las dificultades que pudieron tener, supieron hacerse a la situación en cada partido y mantener la calma para ir paso a paso en la senda marcada hacia su objetivo. Y lo lograron. Lo consiguieron para conseguir un trieno de reinado como campeones nacionales de vóley playa.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche sobre el botón Aceptar para cerrar este aviso.

ACEPTAR
Aviso de cookies